Páginas vistas en total

jueves, 25 de abril de 2013

COCA-COLA

>>
Cuando Bogart abusaba de la bebida, cosa que sucedía a diario, se entretenía despeñando a algún invitado ladera abajo (Groucho)



La sentencia del siniestro del diestro Ortega Cano raya en lo surrealista. Un defecto de forma (inadecuada custodia de su sangre) borra de un plumazo el testimonio de varios testigos que dicen que iba "borracho como una cuba" así como el control de alcoholemia positivo. Pero gracias a la triquiñuela legal, ahora resulta que este cartagenero se torea la verdad diciendo que sólo había tomado "coca-cola" mezclada con su medicación, lo que le hizo perder la conciencia temporalmente y, accidentalmente, matar a un inocente. ¡Mentira cochina!

Otra jurisprudencia injusta e injustificable más que añadir a la supuesta imparcialidad de la Ley. Otra noticia más para alimento de los morbosos devoradores de programas basura. De ahí, que muchos piensen que "no hay justicia" y que los sinvergüenzas, con dinero y un buen abogado, tienen las de ganar. Y lo demás, aunque tengas toda la razón del mundo, son tonterías. ¡Cochina justicia!

<<

No hay comentarios: