Páginas vistas en total

viernes, 21 de febrero de 2014

PUTADA

>>
El secreto de la vida es la honestidad y el juego limpio, si puedes simular eso, lo has conseguido (Groucho)


Sin dejar de señalar la 'putada' que se le ha hecho a esta infanta imputada, cuando escucho este adjetivo no puedo por menos que pensar en una cita latina del poeta Terencio que dice "homo sum, humani nihil a me alienum puto" (hombre soy, por lo que nada humano me es ajeno). En fin, debe de ser eso que llaman 'deformación profesional'.

A fin "de cuentas", me da la sensación de que estos trepas y caraduras, reales o regios, han sido el caldo de cultivo que nos ha conducido a esta crisis general. En este caso concreto, y ateniéndonos a los hechos según la infanta, el duque empalmado era el zafio corsario y Ella la damisela complaciente y necia del "no lo recuerdo, lo desconozco". Al final, más allá de mi desconfianza hacia una justicia partidista y clasista, me pregunto si las poses pijoprincipescas son ¿Estrategía judicial? o ¿Tontuna intrínseca?

<<

jueves, 6 de febrero de 2014

VATICASTIA

>>
Disculpen si no les llamo caballeros, pero es que no les conozco muy bien (Groucho)



A la iglesia vaticana le ha sacado los colores la ONU y su Comité sobre los derechos del Niño. Muchos casos de pederastia ocultados, sobreseídos, olvidados, compensados con penas menores, etc. No olvidemos, por ejemplo, que el fundador de la congregación de los Legionarios de Cristo fue pederasta convicto, apartado a una dulce jubilación cuando arreciaron las críticas. Su castigo, como diría su seguidora Ana Botella, fue "relaxing cup of café con leche".

En definitiva, esa institución que clama a Dios cuando se habla, por ejemplo, sobre el aborto o el matrimonio gay, hizo mutis por el foro cuando se veía salpicado en casos propios sobre abusos a menores. Y lo peor es que, aún hoy, la Iglesia oficial ha contestado sin contestar, escudándose en un presunto ataque a la "libertad religiosa".


Ante esta falta de humildad institucional, alguno dirá "¡Que podemos esperar de esta panda de hipócritas con hábitos!". Y aunque el nuevo Papa parece abrir nueva esperanza, yo afirmo que de estos señores de negro "Sólo podemos esperar lo de siempre, la aplicación del más nefasto y egoísta criterio moral".

<<