Páginas vistas en total

martes, 30 de diciembre de 2014

MAYO-MESA

>>
¿Pagar la cuenta? ¡Qué costumbre tan absurda! (Groucho)


Se acercan las municipales y, como bien dice Revilla, comienza "la berrea" de los políticos de turno. En breve tendrán que rendir cuentas a nivel municipal y no podrán escaquearse de pagar una cuenta que han estado disfrutando por la cara desde hace muchos meses. Dentro de cinco meses se encontrarán en las mesas electorales con muchas facturas impagadas.

Yo ya tengo claro a quienes no voy a darles mi confianza como ciudadano ni ahora ni en las estatales (que serán antes del 20-dic-2015), ya que les desacreditan 100 sinrazones desde que nos des-gobiernan. Sí, porque nada se merecen es@s caraduras que siguen mintiendo a pesar de que existen 100 motivos para no votarles. Aunque a mí me bastan cuatro razones de peso: los desahucios, las preferentes, los recortes en sanidad y educación, y "la quita" de parte nuestros sueldos para que se la repartan los "presuntos chorizos" peperos Bárcenas, Blesa, Camps, Castedo, Fabra, Granados, Matas, Monago, Rato, Rita y compañía. 

Y mientras tanto, para saludar de mis partes a tamaños impresentables, seguiré recordando mi firme propósito hasta el próximo 24 de mayo. Y mientras tanto, hasta que llegue ese día, que berreen, que se vayan poniendo nerviosos, y que sientan que PODEMOS echarlos de la casta poltrona y mandarlos ante la puta justicia.
<<

jueves, 4 de diciembre de 2014

PAPAFAN

>>
 Debo confesar que nací a una edad muy temprana  (Groucho)


En estos tiempos de crisis y malos políticos, ¿dónde encaja este papa?  No sigue los trámites de la "casta" sacerdotal de siempre. Parece estar en la otra acera, en la otra orilla del tiempo, en las antípodas de los privilegiados.

Me sorprende gratamente que vaya al oriente y se reúna con líderes de otras creencias, que regrese al occidente y reprenda a los países europeos por su olvido de la dignidad humana, y que, contra todo pronóstico, ponga a los clérigos pederastas en el infierno de su propia maldad. Hoy por hoy, por mi deísmo y estos detalles, puedo "confesar" (sin rubor) que soy fan de Jorge Mario Bergogliol o Papa Francisco.
<<