Páginas vistas en total

Estos son mis principios. Si no le gustan tengo otros (Groucho) / Web creada para honrar al más grande de los cómicos, que me enseñó a mirar la vida de un modo menos serio (valen2)

domingo, 5 de noviembre de 2017

MIL GOLES

>>
Pienso vivir para siempre o morir en el intento (Groucho)


¡Cómo pasa el tiempo! Hoy domingo, 5-nov-2017, se han cumplido 19 años y medio desde que comenzó esta historia. Fue un soleado 5 de mayo de 1998 cuando el añorado maestro Pepe Amurrio, sabedor de mi afición futbolística, me invitó a participar con un grupo de amigos del pueblo en un proyecto maravilloso: reunirnos todos los domingos para jugar y disfrutar del fútbol.

Yo, entonces, con siete años en Caudete de forma discontinua por razones de trabajo, no conocía a nadie de los reunidos, salvo a Pepe. Con el tiempo, ya asentado y empadronado en el pueblo de forma fija, tras cientos de partidos, me he convertido en uno de los fijos del grupo de FUTVETE (Fútbol Veteranos).

Desde ese lejano mayo y, a partir del tercer partido en que metí un gol, me propuse consignar los partidos jugados y mis goles en una vieja agenda escolar. Y al final, en mi caso, descontando lesiones varias y fines de semana viajeros, hoy he cumplido la friolera de ¡794 partidos y 1.000 goles! Tal vez un certero tiro lejano y la facilidad para rematar de cabeza en cada córner, sin olvidar que muchas veces jugamos a fútbol siete en campo de tierra o césped, ha facilitado mi inusual (y gozosa) estadística goleadora.

Realmente disfruto con este deporte y con esta gente del Futvete, dentro y fuera del campo. Ahora tengo 58 años, pero espero seguir cultivando esta vieja pasión unos añitos más durante muchos domingos mañaneros. Y viendo a otros compañeros de mi quinta o los ejemplos saludables de Pinto o Manolo, con más de 60 años, creo que así será. ¿Hasta los 1.000 partidos quizás?
<<

miércoles, 25 de octubre de 2017

PALABRERIAS

>>
No puedo decir que no estoy en desacuerdo contigo (Groucho)


Decía el bolchevique Wladimir Ilich, más conocido por el sobrenombre de ‘Lenin’, que “la mentira es un arma revolucionaria”. Y esta es la práctica que aplican sistemáticamente, de forma descarada, los líderes secesionistas a nivel catalanista y español.

A nivel de Cataluña, solo tenemos que oír las declaraciones del señor Puigdemont o de sus acólitos pidiendo ‘diálogo’. El hecho de que el señor del condado de Barcelona no se atreva a defender sus ideas disparatadas en el reino de España, vía Senado, así lo ratifica y le califica como el cobarde que se envalentona ante sus palmeros y se vuelve pequeñito ante otros líderes políticos.

En la misma línea, escuchar los monólogos del propio Puigdemont sobre la independencia, del Junqueras sobre economía, del Romeva sobre relaciones exteriores o de la Forcadell sobre cuestiones legales en ciertas televisiones sonroja a cualquiera que tenga un mínimo de sentido común, porque no aciertan ni una.

Y a nivel de España, cuando el republicano Tardà, que hace de poli bueno, repite una y otra vez el mantra de “el pueblo catalán se manifestará en libertad y en paz” contra el 155, las fotos y vídeos de las ‘bandas de secesionistas’ tocando cacerolas, golpeando furgones policiales, empujando en piquetes o recitando sus insultos a voz en grito a las fuerzas de seguridad desdicen su discurso. El otro, el poli malo Rufián, mientras tanto, hace de bufón.

Yo, personalmente, tras estas breves reflexiones, pienso que la mejor cita que se les puede adjudicar a esta caterva de incultos interesados es una del poeta inglés Alexander Pope, que dice: “El que dice una mentira no sabe que tarea ha asumido, porque estará obligado a inventar veinte más para sostener la certeza de esa primera”.

Al final, como "la mentira y la verdad no pueden vivir en paz", contra estos señores de la hueca palabrería y del estado virtual se aplicará el espíritu y el cuerpo de la ley constitucional.
<<

jueves, 12 de octubre de 2017

RUFIANADA

>>
La próxima vez que lo vea recuérdeme no saludarlo (Groucho)


Primero, veo las fotodenuncias del rufián Rufián y, un poco después, leo el interesante titular "Mentiras, bulos y agresividad: las rateras fórmulas de los independentistas en el Congreso" en un periódico digital. Os cuento:


> clikar imagen para ver manipulación mediática <

En la sesión del Congreso de fecha 11-O-2017, un día después del simulacro o esperpento secesionista de president Puigdemont en el Parlament, la intervención de Gabriel Rufián Romero, ¡¿diplomado en relaciones laborales y experto en comunicación?!, diputado de ERC en el Congreso, fiel escudero y bufón adelantado del histriónico y malhablado Joan Tardà, rompe otra vez con las buenas formas para regalarnos otro espectáculo grosero y aberrante.

Si hace unas semanas exhibía en el hemiciclo una impresora desde su escaño (carnaza para muchos memes, incluido uno mío), en esta ocasión exhibe varias fotos de 'presuntos' heridos durante el 1-0. Con ellas, sin percatarse de su autenticidad o siguiendo la máxima goebbeliana de mentir a sabiendas, ha acusado al Gobierno de "resolver las cosas a golpes" (sin recordar, por ejemplo, las duras cargas de los mossos de esquadra en 2012 ó 2014) y ha pedido la intervención de mediadores.

Sinceramente, a este paso este payaso de ERC acuñará el neologismo RUFIANADA para toda chorrada engañosa que vaya acompañada de imágenes o gestos sensacionalistas.


> clikar imagen para ver manipulación mediática <

En la misma sesión, el PDeCAT (otrora CIU del señor Artur Mas y del honorable Jordi Pujol), a través del diputado Feliu-Joan Guillaumes, monta un vodevil de mal gusto a voz en grito sobre una sarta de mentiras interesadas, llegando a la cima del desatino mostrando una portada del diario inglés ‘The Economist’ del 2012 asegurando ser del 2 de Octubre de 2017 y que el término ‘pain’ era por el hondo dolor causado a los catalanes con las cargas policiales durante el Referéndum del 1-0.

En definitiva, gente, que hay que estar muy atentos a no creernos las cosas a la primera. Después, ya podremos despotricar contra estas manipulaciones u optar por la ironía burlona, como un servidor y otras personas lo hacen.

Pero antes de nada, por encima de nuestra opinión personal o de nuestra ideología política, no pequemos de incautos ni seamos interesados “mentirosos compulsivos”. Y para que esto no ocurra, os dejo cuatro enlaces clarificadores sobre los BULOS de la cuestión catalana: periodistadigital, lavozdegalicia, malditobulo o malditahemeroteca. De nada.

<<