Páginas vistas en total

Estos son mis principios. Si no le gustan tengo otros (Groucho) / Web creada para honrar al más grande de los cómicos, que me enseñó a mirar la vida de un modo menos serio (valen2)

jueves, 12 de julio de 2012

SIMIOCRACIA

>>
Humor es posiblemente una palabra; la uso constantemente. Estoy loco por ella y algún día averiguaré su significado (Groucho)


Otra vez con los varapalos a los de siempre. A este siseante señor (y a su cuadrilla) sólo se le ocurre seguir dándole a la dichosa tijera y ver hilillos en la gran mancha bancaria. No obstante, seguiré apostando por el Optimismo inteligente, y más cuando los Pesimistas obtusos prosigan con sus medidas merkelistas. A este respecto, dejo aquí el segundo vídeo de Aleix Saló: SIMIOCRACIA. Una mirada certera, sutil y sarcástica sobre nuestro país y nuestros dirigentes políticos. 

En otros tiempos muy lejanos, cuando la crisis socio-política nos hizo perder un Imperio, surgió un elenco de grandes escritores y pintores de calidad excepcional. Hoy en día, con esta crisis que nos vapulea desde hace cuatro años, ha surgido también una increíble generación de deportistas de élite. Sus alegrías ahogan, temporalmente, nuestro llanto cotidiano.

Bien, si la necesidad agudiza el ingenio, pues sea bienvenida. Pero, por favor, que pase pronto este panem et circenses y que algunos de los simios que nos gobiernan vuelvan pronto a la jaula de donde salieron.
<<

martes, 3 de julio de 2012

OPTIMISMO

>>
Detrás de una gran selección hay un gran país y detrás de éste dos pares de razones (valen2)


Cantaba Serrat eso de "harto ya de estar harto, ya me cansé, de preguntar al mundo por qué y por qué" y se dedicaba a vagabundear. En eso estoy, en tomar un nuevo rumbo. No obstante, en lugar de mosquearme o aislarme ante esta crisis cíclica, voy a ver el lado positivo y reconvertirme en un "optimista inteligente".

Para vuestra información, el OPTIMISMO INTELIGENTE es la capacidad de ver la realidad reconociendo si algo no funciona en ella y, a la vez, valorando que puede hacerse para mejorarla. En esencia, es poder ver lo que debería cambiarse sin por ello despreciar lo que funciona correctamente.

Quiero ser un optimista inteligente que sabe que hay "crisis", pero ni se paraliza como el pesimista ni espera una solución milagrosa como el optimista ñoño. Quiero reflexionar, tomar mi responsabilidad sobre la situación y buscar acciones orientadas al cambio.

Como parte de esos propósitos, este blog, imbuido del espíritu grouchiano, en lugar de despotricar contra las injusticias hablará de las cosas positivas y simpáticas que hay en la vida, de esos pequeños detalles que nos arrancan una sonrisa y nos reconcilian con el ser humano. Sirva LA ROJA, con su esperanza, su esfuerzo y su alegría como primera ficha en este dominó del optimismo constructivo.
<<